Algunos padres consiguen quitar las cintas con jabón y agua. Esta opción conlleva mucho esfuerzo y paciencia para no hacer daño a la piel de su bebé. La gran mayoría de los padres consideran que las toallitas quita-adhesivos son imprescindibles. Es importante no intentar retirar las cintas sin previamente haber debilitado el adhesivo de grado médico que las mantiene en su lugar. Nuestras toallitas quita-adhesivos de grado médico permiten que las cintas se retiren suavemente, sin tener que halar, lo cual puede causar dolor y daño a la piel. El poder retirar las cintas adhesivas de una forma fácil ayuda que los padres perseveren durante todo el proceso del entablillamiento.